El camino hacia la completa recuperación funcional – por qué la optimización del tratamiento temprano es crucial

En el manejo del trastorno depresivo mayor (TDM), la completa recuperación funcional es un objetivo clave del tratamiento.1-3
A pesar de esto, aproximadamente el 50% de los pacientes con TDM no responden adecuadamente a su tratamiento antidepresivo inicial.†4,5


Esto destaca cómo la optimización temprana del tratamiento ofrece la mayor oportunidad para una completa recuperación funcional.3

Adaptado de Habert J, et al. 2016.


La mejora temprana en el funcionamiento predice una mayor probabilidad de remisión funcional.1 Al seleccionar un antidepresivo, se deben considerar la eficacia y tolerabilidad junto con factores que pueden afectar la adherencia y las preferencias del paciente.6-8

Una respuesta temprana 2-4 semanas después del inicio del tratamiento demostró predecir la remisión a las 8-12 semanas.#10,11 Además, un estudio naturalístico de pacientes con TDM (N=12,908)§ fue diseñado para explorar las asociaciones entre la mejora temprana con antidepresivos y los resultados del tratamiento. El estudio mostró que, en comparación con los pacientes que no mostraron una respuesta temprana, los respondedores tempranos fueron:

•  4.9 veces más propensos a mostrar una mejora mayor que mínima.¥
•  3.6 veces más propensos a mostrar respuesta en la Semana 14.
•  3.2 veces más propensos a remitir.

Finalmente, los pacientes con una remisión temprana en el TDM tienen menos probabilidades de recaer que aquellos que alcanzan la remisión más tarde. Las tasas de recaída fueron significativamente más bajas en aquellos que lograron una remisión temprana en la Semana 4 en comparación con la Semana 12 (p=0.006).13

†La respuesta se define como una reducción ≥50% en la puntuación QIDS-SR16 con respecto al valor inicial. Los datos provienen del estudio STAR*D, que incluyó a 3,671 pacientes tratados en 41 sitios clínicos diferentes.5

‡Respuesta temprana, definida como una reducción >20-30% con respecto al valor inicial en una escala de evaluación de la depresión después de 2-4 semanas.9

 # Metaanálisis de estudios de tratamiento con antidepresivos que mostraron asociaciones significativas entre la mejora temprana (>30% de reducción con respecto al valor inicial después de 4 semanas) y la remisión (MADRS <10 en la semana 6; OR: 2.10, IC del 95%: 1.53-2.87).11

§El estudio utilizó datos archivados de una empresa nacional de telesalud mental. Los datos de los participantes consistieron en 12,908 pacientes adultos con diagnóstico de TDM en Estados Unidos que presentaban gravedad moderada a grave de los síntomas al inicio (PHQ-9, ≥10). El 56.5% de los pacientes fueron categorizados como respondedores tempranos, definidos como una disminución del 30% en la puntuación PHQ-9 en la Semana 4.12

  ¥ La mejora mayor que mínima se definió como una reducción >30% en la puntuación PHQ-9 con respecto al valor inicial en la Semana 14.12

 ¶La remisión se definió como PHQ-9 <5 tanto en las Semanas 12 como 14 y la respuesta como una reducción ≥50% en la puntuación PHQ-9 desde el valor inicial hasta la Semana 14. 12

Abreviaturas:
TDM, trastorno depresivo mayor; PHQ-9, Cuestionario de salud del paciente-9; QIDS-C16, Inventario rápido de sintomatología depresiva de 16 ítems – calificado por el clínico.

Referencias:

1. Habert J et al. Prim Care Companion CNS Disord 2016; 18(5).
2. Oluboka OJ et al. Int J Neuropsychopharmacol 2018; 21(2): 128-144.
3. Sheehan DV et al. J Affect Disord 2017; 215: 299-313.
4. Rush AJ et al. Am J Psychiatry 2006; 163: 1905-1917.
5. Keitner GI, Mansfield AK. Psychiatr Clin North Am 2012; 35:249-265.
6. Kennedy SH et al. Can J Psychiatry 2016; 61: 540-560.
7. Mergl R, et al. Psychother Psychosom 2011; 80: 39-47.
8. Dell’ Osso B, et al. Ann Gen Psychiatry 2020; 19: 61.
9. Kennedy SH, et al. Can J Psychiatry. 2016;61:540-560.
10.Olgiati P, et al. J Affect Disord. 2018;227:777-786.
11.Kennedy SH, et al. Can J Psychiatry. 2016;61:540-560.
12.Belanger HG, et al. J Clin Psychopharmacol. 2023;43(1):46-54
13.Kubo K, et al. J Affect Disord. 2023;320:710-715.